02:11h. Sábado, 17 de Noviembre de 2018

Independentistas catalanes planean boicotear el 9 de octubre en Valencia

Los independentistas catalanes agrupados en los «Comités de Defensa de la República» (CDR) planean invadir la Comunidad Valenciana para promover el independentismo dels països catalans.

El próximo 9 de octubre -día de la Comunidad Valenciana- los nacionalistas catalanes sembrarán ciudades, pueblos y villas valencianas con esteladas y lazos amarillos. Para ello, según ha publicado el Noticiero Universal, están diseñando un plan que tiene por objeto transformar el día festivo en una provocación al Estado español y a la ciudadanía constitucionalista, a la que han llamado “jornada reivindicativa”.

Independentistas catalanes se infiltrarán en la jornada festiva para transformarla en reivindicativa

Para ello, los CDR contarán con el beneplácito de Compromís y la ayuda -entre otras- de Acció Cultural y la Asamblea de «Endevant» (OSAN). Esta última entidad se autodefine como «organización socialista de liberación nacional» que promueve la independencia de los países catalanes.

«Los Comités de Defensa de la República (CDR), anteriormente llamados Comités de Defensa del Referéndum, son un conjunto de miembros agrupados en asambleas locales, de barrio, comarcales y nacionales, con varios objetivos: hacer visible la república catalana, animar la desobediencia al Estado, promover la independencia de Cataluña y divulgar el concepto de países catalanes entre la Comunidad Valenciana, Baleares, el Rosellón francés y una amplia franja de Aragón.

Durante la celebración del 9 de octubre del año pasado, ya hubo agresiones a manifestantes entre grupos independentistas y constitucionalistas. Incluso, la Sexta tuvo que cortar la emisión en directo en el programa ‘Más Vale Tarde’ por la violencia registrada en el lugar.

Podemos lamentó que la Policía Nacional permitiera una contramanifestación ilegal de grupos que calificó de ultra derecha bajo el lema Sí al valencià. Por su parte, Compromís lamentó que «la falta de previsión por parte de Delegación de Gobierno» provocara «numerosas agresiones a manifestantes por parte de grupos de extrema derecha» que se concentraron de forma ilegal.

En aquel momento, la coalición izquierdista recordó que «es responsabilidad del Estado garantizar la seguridad y el derecho constitucional a la libertad de reunión pacífica y de manifestación, derechos que recoge la Constitución en el artículo 21, y que en este caso no han sido protegidos».